Ok

Ok Cancelar

Gracias

Cerrar
Previous

¿Cuáles son los signos clínicos de pérdida de cabello?

Previous

¿Cuáles son los signos clínicos de pérdida de cabello?

¿Cómo se define el fenómeno de pérdida de cabello?

J-F. M.: No existe un fenómeno único de pérdida de cabello sino una variedad de fenómenos diferentes.
Sin entrar en demasiados detalles, podemos decir que hay dos tipos principales de alopecia común.
La alopecia androgenética es la más común y afecta a más de la mitad de los hombres durante su vida, pero también a las mujeres después de la menopausia. De hecho, implica la reducción de tamaño del folículo piloso en lugar de la pérdida del mismo.
La otra forma de alopecia común, en la que la pérdida de cabello se conoce como efluvio, es la pérdida de cabello significativa, repentina y difusa. Este tipo de alopecia incluye efluvio telógeno y anágeno. El efluvio telógeno acelera la fase natural de pérdida de cabello, mientras que el efluvio anágeno interrumpe prematuramente la fase de crecimiento del cabello.

¿Los signos clínicos asociados con la pérdida de cabello son diferentes según la causa (ya sea hormonal, estacional, etc.)?

J-F. M.: Sí, existen diferencias significativas entre los diferentes tipos de alopecia.

En pacientes con alopecia androgenética (pérdida de cabello relacionada con las hormonas masculinas), hay una pérdida lenta y progresiva de la densidad del cabello en las áreas afectadas del cuero cabelludo que son diferentes en el hombre y en la mujer.

En la alopecia severa, también conocida como alopecia areata, hay signos de inflamación localizada del cuero cabelludo y la pérdida de cabello ocurre en parches de unos pocos centímetros de ancho, que también pueden extenderse a todo el cuero cabelludo.

Finalmente, en la alopecia difusa, ya sea efluvio anágeno o telógeno, la pérdida de cabello ocurre de manera uniforme en todo el cuero cabelludo. Este tipo de pérdida de cabello a menudo es causada por una deficiencia nutricional, estrés, un efecto secundario de un medicamento, trastornos hormonales y también, aunque en menor medida, un cambio de estación.

¿Los signos clínicos asociados con la pérdida de cabello son los mismos en hombres y mujeres?

J-F. M.: Cuando se trata de alopecia androgenética, los signos clínicos son diferentes en hombres y mujeres. Los hombres pierden densidad de cabello en el vértice (parte superior del cráneo) y los lóbulos frontales, mientras que las mujeres pierden cabello principalmenteen la parte superior del cráneo y la corona.
Sin embargo, para la alopecia difusa del efluvio anágeno o del efluvio telógeno, los signos clínicos son los mismos tanto en hombres como en mujeres. Sin embargo, debe tenerse en cuenta que las mujeres son más propensas al efluvio telógeno porque tienen más probabilidades de sufrir deficiencias nutricionales (por ejemplo, hierro y zinc) y, por supuesto, solo las mujeres experimentan un embarazo y los cambios hormonales que esto conlleva, tanto antes como después de dar a luz.

¿Qué herramientas existen para diagnosticar la pérdida de cabello?

J-F. M.: En general, podemos evaluar el alcance y la gravedad de la alopecia utilizando la clasificación de Hamilton para hombres y la clasificación de Ludwig para mujeres.  Sin embargo, para un análisis más detallado, se emplean métodos fotográficos, especialmente el fototricograma.

Aquí, se afeita un área pequeña del cuero cabelludo del paciente (aproximadamente 2 cm 2). Esta área se fotografía y luego, dos días después, se toma otra foto de la misma área. La comparación de las dos fotos nos permite establecer una relación entre la cantidad de hebras de cabello que han comenzado a crecer nuevamente y las que no.

Por lo tanto, el cabello que vuelve a crecer está en su fase de crecimiento (anágeno) y el cabello que no vuelve a crecer está en su fase telógena, es decir, en la fase de reposo antes de que se caiga naturalmente.

Gracias a la técnica del fototricograma, podemos estimar con precisión la relación entre estas dos fases, el grado de pérdida de cabello, el potencial de crecimiento del cabello, la posible irregularidad de las fases del ciclo del cabello o la miniaturización de los folículos capilares.

Este tipo de examen también nos permite determinar el diámetro de las hebras del cabello. Ahora se sabe que una gran disparidad en los diámetros del cabello en el cuero cabelludo es sinónimo de un mayor riesgo de una reducción en la densidad del cabello con la edad. Técnicas fotográficas más precisas también pueden revelar signos de inflamación que rodea los folículos pilosos (conocidos como halos peripilares coloreados), que pueden ser
indicativos de alopecia androgenética.

Para obtener el mejor tratamiento posible, un dermatólogo hará un seguimiento de estos exámenes con un cuestionario sobre los antecedentes personales y familiares del paciente, así como su estilo de vida para detectar posibles deficiencias nutricionales o estrés excesivo.

No existe un fenómeno único de pérdida de cabello sino una variedad de fenómenos diferentes.