Newsletter y notificaciones

Mantenete informada en todo momento
sobre las novedades de la marca

  • research
  • Points de vente
  • newsletter
  • my skin

Un regreso zen : 5 consejos que cambiarán todo

Se acerca el final de las vacaciones y nos preguntamos cómo vamos a organizarnos para retomar la vida cotidiana... Estos mandamientos para un regreso zen te ayudarán a volver mejor a la rutina.

N°1: Vaciarás tu cartera todos los días

La cartera de una mujer es un universo muy personal y un perfecto enigma para los caballeros.
Smartphone, computadora portátil, billetera, birome, tarjetas… nos apegamos mucho a determinados objetos. Una forma de valorarlos, de tomar conciencia de su importancia práctica y hasta afectiva, es ordenarlos con mucho cuidado. Saber siempre dónde están nos otorga, además, un plus de serenidad. ¿Con cuántas carteras nos manejamos habitualmente? ¿Dos, diez, veinte? Y sin embargo, cambiar de cartera implica, muchas veces, un enorme desafío. Para aliviar esta tarea ciclópea, podemos distribuir los efectos personales en distintos compartimientos (documentos, cosas vinculadas con el trabajo, productos de belleza, cupones de descuento) y solo llevar aquellos que vamos a necesitar durante el día.

N°2: Adoptarás rituales

Aun si la palabra “método” nos da alergia, sería muy raro que no hayamos adoptado al menos unas pocas rutinas. Además, los hábitos nos ayudan a administrar mejor el tiempo y tienen un efecto positivo sobre nuestra salud, belleza y bienestar. Si a la mañana nos levantamos media hora antes que el resto para ocuparnos de nosotras mismas con calma y dedicación, empezaremos el día mucho más distendidas. Durante esta media hora, exprimimos un limón en una taza de agua tibia y eliminamos toxinas, mientras leemos sitios de actualidad o buscamos ideas de decoración en Instagram.
Otro ritual para empezar bien la semana (mejor dicho terminar bien el fin de semana): el domingo a la tarde, mientras toda la familia mira una película en la televisión o en Netflix, disfrutemos de la calma para pintarnos las uñas. Entretenidas con la programación, ¡se nos pasará volando el tiempo de secado!

N°3: Te darás tiempo para estar bien

Si nos falta motivación para organizarnos mejor, pensemos en los beneficios adicionales que nos podría otorgar un poco de tiempo extra. Empecemos a rechazar invitaciones que no nos resultan atractivas y reservemos un momento cada semana para ocuparnos solo de nosotras mismas. Nos desconectamos del mundo, tomamos una cita en un instituto de belleza o nos dedicamos a renovar la casa. ¿Nos damos un baño de inmersión? ¿Desconectamos el teléfono? ¿Arreglamos para hacer un paseo en familia o una ida al shopping con amigas? Misma cosa (dejamos el teléfono en casa). Y a propósito del smartphone… a la tarde lo dejamos a un lado una hora antes de acostarnos. La luz azul de la pantalla dificulta el endormecimiento. Un buen descanso es primordial para luego despertarnos con una buena piel.

N°4: Dominarás las fechas de vencimiento

¿En qué se parecen un pote de yogur y una crema BB? Los dos tienen una vida útil limitada. Maquillaje, tratamientos, medicamentos, alimentos, productos de limpieza o papeles administrativos: los revisamos y tiramos con cierta periodicidad los que ya no sirven, así haremos lugar en los placards y veremos mejor las cosas que tenemos.
Un error que debemos evitar: hemos llevado a casa las muestras de productos de belleza que nos regalaron durante las vacaciones, y pensamos usarlas en nuestro próximo viaje. Sin embargo, cuando llega el momento nos olvidamos sistemáticamente de llevarlos. Pero por si no lo sabíamos, los productos de muestra también tienen una vida útil bastante corta. ¡Qué horror sería sufrir una reacción alérgica en pleno fin de semana romántico!

N°5: Te embarcarás en un proyecto estimulante

Si hemos llegado a este último mandamiento, ¡es porque lo que sobra es motivación! Solo resta arrancar. Pero para recibir el último empujoncito antes de poner manos a la obra, un último punto que será muy útil para retomar las actividades con el pie derecho. Se trata de comprometerse con algún proyecto que signifique mucho para nosotras.
Algunas ideas: salir de viaje, retomar estudios, lograr un ascenso, tomar clases de inglés, ir todos los lunes a la clase de Body Balance, regalarse un tratamiento termal… Fijemos un objetivo que sea alcanzable y que nos haga sonreír durante los próximos meses.

La Redacción

Nuestro producto icónico

Lo más leído

go to top