• research
  • Points de vente
  • newsletter
  • my skin

Protegé tu piel en la playa

Las olas, el viento, la arena y el sol pueden tener un efecto negativo sobre nuestra piel si no colocamos el protector solar adecuado. Seguí leyendo y chequeá por qué es tan importante cuidar la piel cuando pasamos un día en la playa.

Cuidar a toda la familia en la playa

De más está decir que cuando partimos con los niños rumbo a la playa es imprescindible llevar en la valija la protección solar adecuada para la piel de los más pequeños de la familia. Sin embargo, a veces es difícil mantener a los chicos protegidos porque suelen ir de a acá para allá… la playa es como un parque de diversiones para ellos.

El contacto con la arena, la transpiración o el agua pueden reducir la eficacia del bloqueador solar por lo que es muy recomendable optar por productos resistentes a estos factores. Vichy cuenta con fórmulas resistentes (para niños y adultos) que garantizan protección sin resecar la piel. Son de rápida aplicación debido a su textura ligera y, por lo tanto, ideales para estos días de visita al mar.

Consejos para asegurarte de que el protector solar haga su trabajo

Si tenemos en cuenta todo lo que explicamos antes, ¿cómo podemos asegurarnos de que nuestra protección se mantiene durante un día ajetreado en la playa? En primer lugar, es importante tener un cuidado especial al tomar un baño en el mar: el agua tiene el potencial de disminuir la eficacia del protector solar pero también se ve afectado si lo aplicas sobre la piel húmeda. ¿Querés saber más? Sólo 15 minutos de exposición al viento puede deshidratar la piel hasta en un 12%, por lo que es imprescindible aumentar los niveles de hidratación de la piel después de un día de playa o deportes al aire libre como el surf.

La elección de productos que promuevan una hidratación duradera de la piel, como los protectores hidratantes con FPS de Vichy Ideal Soleil, es crucial para evitar que la piel se sienta seca, aumentando así la posibilidad de quemaduras solares. Una vez que estés fuera del agua, tené mucho cuidado al secar la piel: frotar o rozar con la toalla puede resultar en la pérdida de parte del protector solar.

Por último, no olvides volver a aplicar el protector cada 2 horas (así como después de cada inmersión) y recordá que las pieles más claras necesitan mayor protección SPF y UVA que aquellas con coloración verde oliva u oscura. También, es fundamental permanecer fuera del sol entre las 11am y las 3pm, cuando sus rayos están al máximo. Aunque durante ese periodo no te expongas, es crucial seguir protegiendo la piel porque la arena refleja hasta el 40% de los rayos UV, incluso en la sombra.

Tené en cuenta estos consejos y ¡que tengas unas buenas vacaciones en la playa!

Nuestro producto icónico

Lo más leído

go to top