• research
  • Points de vente
  • newsletter
  • my skin

Adaptá tu limpieza facial según tu edad

Una buena piel es posible a cualquier edad, pero tenés que asegurarte de que le estás dando todo el amor que merece. Chequeá los consejos de la experta Dra. Nina Roos y mejorá tu limpieza de cutis.

La adaptación de la rutina de limpieza facial a medida que se envejece es clave para mantener la piel perfecta a lo largo de la vida. Hablamos con la dermatóloga Dr. Nina Roos para que nos asesore sobre la adaptación de la rutina de limpieza a medida que pasan los años. Descubrí qué hacer y qué no cuando limpiás tu cutis.

Limpieza a los 20 y 30 años

Cuando somos jóvenes la diversión tiene prioridad, especialmente para aquellas que viven en la ciudad. ¿La contra? Nuestra piel tiende a sufrir las consecuencias del estilo de vida, el tabaquismo, la falta de sueño, una dieta poco equilibrada y la exposición cotidiana a la contaminación causan estragos en nuestra piel.

Al consultar por consejos expertos para mejorar la limpieza de la piel joven, Nina dice: "Es importante dar a la piel más joven la oportunidad de respirar, así que tratá de evitar aplicar maquillajes o cremas cuando pensás pasar un tiempo al aire libre, como en la playa, por ejemplo. Además los regímenes de limpieza deben ser diarios y profundos -especialmente si la piel es extremadamente sensible- y hay que repetirlos dos veces al día para quitar restos de maquillaje y suciedades que se van a acumulando”

Al momento de la limpieza facial, Nina también recomienda limitar el uso de aceites para el cuidado de la piel: estos son buenos para hidratar la piel en profundidad pero corren el riesgo de sofocar a la piel más joven cuando se aplica de forma regular. ¿La razón? Como resultado de sus capas epidérmicas más gruesas, la piel joven tiende a ser grasa y, en estos casos, lo mejor es mantenerse alejado de los productos oleosos.

Limpieza en los años 40, 50 y más

Cuando se trata de cuidar la piel madura, Nina subraya la importancia de adaptar los habitos de cuidado según las estaciones, manteniendo las cosas lo más simple posibles. ¿El elemento clave para una rutina exitosa? ¡Hidratación! A medida que envejecemos, los niveles de colágeno en nuestra piel disminuyen, resultando en una epidermis cada vez más delgada y menos capaz de retener el agua y, en consecuencia, una piel que es más propensa a la sequedad.

Para combatir esto, Nina recomienda la limpieza facial con lociones o leches especiales para pieles maduras, ya que su textura cremosa puede ayudar a restaurar los niveles de humedad de la piel. Cuando pensamos en qué evitar, Nina recomienda dejar afuera los productos de limpieza de cutis de textura tipo mousse y, al mismo tiempo, cambiar los productos con frecuencia para que la piel reciba justo lo que necesita.

Nuestro producto icónico

Lo más leído

go to top