Este sitio está actualmente en mantenimiento.


Algunas características no están disponibles en este momento.
Todas estas características pronto estarán disponibles nuevamente.

Este sitio está actualmente en mantenimiento.


Algunas características no están disponibles en este momento.
Todas estas características pronto estarán disponibles nuevamente.

  • research
  • Points de vente

Diagnósticos

Con Nathalie Broussard
Doctora en farmacia
Directora de comunicación
científica Vichy

PROTECCIÓN SOLAR

Descubrí los consejos de nuestro especialista

Consejo del dermatólogo

¿Cómo broncearse sin quemarse?

¿Sabías que...?

El bronceado es una reacción de protección de la piel. Los melanocitos son las células que producen el pigmento de la piel: la melanina. Este pigmento absorbe la energía y la dispersa en forma de calor, captando los radicales libres formados por esta reacción. Así, la pigmentación natural es una protección frente a los rayos UV. No obstante, no es la misma protección para todos los tipos de piel. Algunas se queman con facilidad y prácticamente no se broncean, y para otros tipos de piel es justo al contrario. Los dermatólogos hablan de fototipos que se sitúan en una escala del 1 (pieles muy blancas) al 6 (pieles negras). Cuanto menor sea el fototipo, más protección necesitará la piel.

Consejo práctico

Para broncearse con total seguridad, dale tiempo a tu piel para que pueda desarrollar su pigmentación. Exponete progresivamente, evitando las horas de máxima insolación entre las 12hs y las 16hs. Utilizá protección solar, en especial con un cuidado fotoprotector que tenga un índice de protección elevado, de entre 30 y 50 según tu fototipo. Tené siempre en mente que las protecciones solares no tienen por objetivo alargar el tiempo de bronceado sino limitar los riesgos asociados a una exposición razonable. La eficacia de las cremas solares se atenúa, además, cada 2 horas. Después de cada baño, recordá volver a aplicar crema solar sobre la totalidad de tu rostro y cuerpo.

Compartí este consejo:

Enviar esta página por e-mail

Consejo del dermatólogo

¿Cómo disfrutar del sol sin "quemar nuestra juventud"?

¿Sabías que...?

Los rayos del sol constituyen una agresión permanente para nuestra piel.
En la actualidad sabemos que los UV son peligrosos para todos los tipos de piel.
Los rayos UVB dan lugar al bronceado, aunque también son responsables de las quemaduras de sol.
Los rayos UVA, que penetran más en profundidad, provocan el envejecimiento prematuro de la piel.
Las radiaciones solares también son las causantes de la oxidación de los elementos que aseguran la juventud de la piel: las fibras de elastina y de colágeno de la dermis.
En este sentido, los estudios demuestran que las mujeres que protegen con regularidad su piel frente a los rayos UV muestran una piel que parece, de media, 4 años más joven que la de piel de las demás (Fuente: IPSOS Centres Santé de la peau Vichy).

Los rayos UVB y UVA también pueden causar alergias, trastornos pigmentarios e incluso, a largo plazo, aumentar el riesgo de desarrollar algún tipo de cáncer cutáneo.

Consejo práctico

A diario: elegí un cuidado de día enriquecido con un filtro protector contra los rayos UVA y UVB, con una textura que se adapte a tu tipo de piel.

Durante las exposiciones solares: protegé tu piel aplicándote, de manera periódica y generosa, una crema solar con un índice de 30 (o incluso más, idealmente). Para una protección reforzada de las zonas más sensibles del rostro y del escote, ponete una remera, una gorra y unas gafas de sol. Evitá exponerte al sol durante las horas más calurosas del día, entre las 12hs y las 16hs.

Compartí este consejo:

Enviar esta página por e-mail

Consejo del nutricionista

¿Puede la alimentación ayudarnos a tener un buen bronceado?

¿Sabías que...?

Bajo el efecto de los rayos UV, las células de Langerhans, auténticos centinelas incluidos en el sistema de defensa de la piel, pueden alterarse. Los estudios demuestran que las exposiciones solares disminuyen su cantidad. De este modo, la primera línea de defensa biológica de la piel se debilita y la piel se vuelve más vulnerable ante el sol. Por otro lado, los UV provocan una mayor producción de radicales libres, que son uno de los principales responsables del envejecimiento cutáneo.

Consejo práctico

Para ayudarte a broncearte manteniendo las cualidades de tu piel, podés adoptar una alimentación rica en vitaminas E, C y A, en betacaroteno y en otros carotenoides y flavonoides.  Ayudarán a tu organismo a luchar contra los radicales libres y a protegerte ante los perjuicios del sol. Estos nutrientes están presentes en las frutas y las verduras. El aceite de germen de trigo es especialmente rico en vitamina E y el chocolate es una deliciosa fuente de flavonoides. La zanahoria, por su parte, es el aliado indiscutible del bronceado. Rica en betacarotenos y en carotenoides, puede ayudarte a reforzar tus defensas y a darle un toque dorado a tu bronceado. Podés completar tu régimen con complementos alimenticios, aunque sin olvidar, claro está, que no sustituyen en ningún caso a los protectores solares.

Compartí este consejo:

Enviar esta página por e-mail

Consejo del farmacéutico

¿Cómo elegir una protección adaptada a mi tipo de piel?

¿Sabías que...?

Todos tenemos un capital solar diferente, que vamos agotando con cada exposición. De hecho, nuestra piel es capaz de reparar los daños causados por los rayos UVA y UVB pero no puede hacerlo de manera indefinida. Por lo tanto, hay que ayudarla a proteger este capital con una protección solar adaptada a nuestro tipo de piel. Cuanto más clara sea nuestra piel, más habrá que protegerla con un cuidado que tenga un índice de protección elevado y una constante aplicación, con lo cual también resulta importante elegir un producto que tenga una textura agradable.

Consejo práctico

Para estar bien protegido/a, elegí una protección solar que tenga un índice de protección elevado. Resulta muy importante aplicarse el producto solar varias veces a lo largo del día, como mínimo cada 2 horas, por lo que conviene adquirir un producto solar que nos guste. En caso de que tu piel sea más bien grasa, preferí una textura fluida y astringente. Si tu piel es seca, optá por las leches y cremas untuosas. Para los niños, las texturas fluidas, en spray, son más fáciles de aplicar y resultan a menudo más divertidas. A veces estos productos tienen un toque de color para que el consumidor pueda visualizar la uniformidad de la repartición.

Compartí este consejo:

Enviar esta página por e-mail

Pedí consejoTu farmacéutico

El mejor aliado de tu piel, tu farmacétutico Vichy, puede informarte sobre los gestos y los productos ideales para el cuidado de tu piel.

Buscá tu farmacia VICHY más cercana.

Ok