Newsletter y notificaciones

Mantenete informada en todo momento
sobre las novedades de la marca

  • research
  • Points de vente
  • newsletter
  • my skin

Skin life blog

¿Tu ritmo de vida estropea tu piel?
¡Descubrí unos pequeños trucos para evitarlo!

En los últimos años, las mujeres hemos aumentado de forma imparable nuestro ritmo de vida y hemos expuesto nuestra piel a distintas factores como la falta de sueño, una alimentación desequilibrada o el estrés. Descubrí cuáles son los enemigos de nuestra piel y cómo podemos evitar sus efectos.

¿Existe el envejecimiento relacionado con nuestros hábitos?

Normalmente, asociamos el envejecimiento a factores relacionados con la edad. Pero… ¡nuestra piel envejece por muchas otras cosas! Algunas razones son la falta de sueño, la contaminación, el estrés, la mala alimentación o la falta de ejercicio.

¿Cómo se notan los excesos en nuestra piel?

La piel sometida a un entorno urbano contaminado tiende a adquirir un aspecto apagado y grisáceo. Esto ocurre también por la falta de agua, los entornos secos o la calefacción y el aire acondicionado.
La piel que se sobreexpone a los rayos UV, tanto de forma natural como artificial,  muestra contrastes más marcados y aparecen a menudo marcas de pigmentación.

La carencia de sueño o el estrés provoca que las pieles adquieran un aspecto amarillento. Unas facciones demacradas y bolsas debajo de los ojos que evidencian el ritmo de vida frenético que muchas llevamos.

Por último, la naturaleza desequilibrada de una piel desnutrida, con sus zonas grasas y secas y los poros dilatados, es el reflejo de una alimentación desequilibrada o el consumo de alcohol. Esto también ocurre cuando usamos tratamientos cosméticos que resultan demasiado agresivos para nuestra piel.

¿Qué podemos hacer para compensar y eliminar los efectos de nuestro ritmo de vida?

1. ¿Salteaste el desayuno para poder dormir un poco más?

Llevate un puñado de almendras y avellanas para que te mantengan activa hasta la hora de comer y así mantener a raya los ataques de hambre que puedan inducirte a caer en la trampa de los alimentos grasos o azucarados.

2. ¿Te atraen excesivamente los rayos de sol?

¡Un poco de protección UV y listo! Es muy fácil, tenelo siempre en tu cartera. Hay muchas texturas super confortables para elegir. Y preferí productos de uso diario que también contengan filtro solar. Los identificás porque dicen UV en el pack.

3. ¿Tenés que terminar un trabajo importante después de un evento por la noche?

Respirá hondo, estirate, relajate y movete de vez en cuando para ahuyentar el cansancio. Cuando hayas acabado, regalate un gran jugo o licuado, lleno de energía y vitaminas, elaborado con kiwi, fresas y banana.

La recomendación de Vichy