Newsletter y notificaciones

Mantenete informada en todo momento
sobre las novedades de la marca

  • research
  • Points de vente
  • newsletter
  • my skin

Skin life blog

PROTECCIÓN SOLAR

Reglas de oro para aplicar tu protector solar
¿Aplicás tu fotoprotector de la forma correcta? Seguí estos tres consejos de aplicación para cuidar tu piel bajo el sol.

¿Aplicás tu fotoprotector de la forma correcta? Seguí estos tres consejos de aplicación para cuidar tu piel bajo el sol.

DOSIFICAR

Debés aplicar 2 miligramos de producto (lo que cabría aproximadamente en una cucharadita de café) por cada cm² de piel. La cantidad adecuada es imprescindible para lograr una cobertura óptima. Si usás una dosis insuficiente, reducís el factor de protección.

APLICAR DE A PEQUEÑOS TOQUES

30 minutos antes de exponerte al sol, en casa, debés aplicar la cantidad correcta de fotoprotector por todo el cuerpo, sin olvidar ninguna zona. Cuando comiences a exponerte al sol, reaplicate de nuevo el fotoprotector, insistiendo en las zonas más expuestas. Reaplicá siempre cada 2 horas, inmediatamente después de salir del agua o tras realizar una actividad física que haya producido una sudoración intensa.

¿Sabes cómo aplicarte el fotoprotector?

Rostro y escote: Aplicá la crema (lo equivalente a media cucharada) en toda la zona y extendela rápidamente, realizando un masaje tonificante en el rostro y circular en el escote.  

Brazos: Extendé el equivalente a media cucharada en cada brazo con ligeros movimientos circulares desde el dorso de la mano hasta el hombro, masajeando el interior y exterior de los brazos.  

Espalda (el equivalente a una cucharada y media de producto). Con el brazo por encima del hombro opuesto, ayudándote con la otra mano sobre el codo, cubrí el omóplato y la nuca. Para la parte inferior de la espalda, repartí producto en el dorso de la mano y aplicalo con movimientos ascendentes.  

Vientre: Repartí el equivalente a una cucharada y media de producto en movimientos circulares en espiral y realizá un masaje desde el centro del vientre hasta la espalda.  

Piernas: Realizá pequeñas presiones para conseguir un efecto “auto-drenaje” con el equivalente a una cucharada y media para cada pierna. Después, masajeá desde los muslos hasta los tobillos subiendo por la parte posterior de las piernas.

EXTENDER CON LIGEROS MOVIMIENTOS

No olvides zonas sensibles como la raíz del pelo, las orejas, los pies o la parte de atrás de las rodillas.