Newsletter y notificaciones

Mantenete informada en todo momento
sobre las novedades de la marca

  • research
  • Points de vente
  • newsletter
  • my skin

Skin life blog

PROTECCIÓN SOLAR

¿Estás preparada para el verano?
Algunos consejos para proteger tu piel frente al sol.

Se acerca el verano y el buen tiempo, las altas temperaturas y las vacaciones y, como cada año, aumentamos nuestra exposición al sol, con los riesgos para nuestra piel que ello conlleva. Para proteger tu piel durante todo el verano, te contamos las recomendaciones que Cruz Roja ha elaborado para cuidarte en estas vacaciones:

Tu protección solar según el tipo de piel.

Según nuestro color de piel, ojos y cabello; existe un índice de protección solar recomendado (IP). ¿A qué tipo se corresponde tu piel?

Tipo de piel I: piel muy clara, ojos azules o claros, casi albinos. Protección muy alta. IP recomendado = 50+
Tipo de piel II: piel clara, ojos azules o claros, pelo rubio o pelirrojo. Protección alta. IP recomendado = 50-30
Tipo de piel III: piel blanca, ligeramente morena. Ojos y pelo castaño u oscuro. Protección media. IP recomendado = 15-25
Tipo de piel IV: piel negra o morena; tipo india, latinoamericana, africana… Protección baja. IP recomendado = < 10

Uso del fotoprotector

Además de elegir un fotoprotector adecuado a tu tipo de piel, es recomendable aplicarlo 30 minutos antes de la exposición y repetir la aplicación cada dos horas, y luego de cada baño.

Otras precauciones

Para prepararte frente al sol, utilizá buenos lentes de sol, sombrero y remera. Además, es muy importante mantener la hidratación en tu cuerpo, por lo que te recomendamos tomar muchos líquidos y que no realices esfuerzos físicos en las horas de más calor. ¡Ah, y al salir del agua, secate las gotas que se quedan en tu piel, ya que actúan como lupa ante el sol!

Consultá a tu médico o farmacéutico

Si usás medicamentos que pueden ser fotosensibilizantes o si notás la piel muy enrojecida y sentís dolor, visitá a tu médico o farmacéutico. Si en algún momento notás excesivo cansancio, mareos, vómitos o fiebre, es posible que hayas sufrido una insolación, ¡por lo que no dudes en consultar a un experto!