Newsletter y notificaciones

Mantenete informada en todo momento
sobre las novedades de la marca

  • research
  • Points de vente
  • newsletter
  • my skin

Skin life blog

ANTIIMPERFECCIONES

Consejos para tener confianza
en sí mismo y lucir una piel saludable

Con

Dr Nayla ChidiacDr Nayla ChidiacPsicóloga

Nayla Chidiac, psicóloga y doctora en psicopatología clínica, explica cómo sentirse bien consigo mismo y lucir una piel saludable.

¿La dimensión psíquica tiene un impacto en la calidad de la piel?

¡Más de lo que uno se imagina! Basta con observar a los recién nacidos. Los bebés que sufren por la ausencia o por la sobreprotección de su madre   pueden padecer enfermedades de piel.
Las expresiones francesas “estar bien” o “mal en su piel” (sentirse bien o mal con uno mismo) también son reveladoras. No es casualidad que el “yo-piel” se haya transformado en uno de los conceptos clave de la psicología y del psicoanálisis. Además, agregaría que el estrés también tiene incidencias nefastas en la piel.

¿Qué recomienda para tener una piel saludable?

Lo primero consiste en una rápida introspección: darse cuenta si uno es propenso al estrés. Luego, por supuesto, hay que tener en cuenta los estilos de vida de cada uno. Practicar una actividad física regularmente, tener una alimentación equilibrada, caminar al aire libre de 30’ a 45’ diarios… todo esto tendrá un impacto positivo en la piel;  por último, la confianza en sí mismo también tiene un papel muy importante: mientras más seguros estemos, más ganas tendremos de salir y de mostrarnos. Los demás van a devolver“me” una imagen positiva de “mí” que me motivará para cuidarme.
Muy a menudo, los psicólogos les explican a sus pacientes la importancia que reviste ser “una buena madre para uno” que comienza por el cuidado de la piel, por ejemplo poniéndose cremas.

¿Qué consejos da para volver a tener confianza en sí mismo?

Ser una buena madre para uno es quererse y tener ganas de cuidarse. Efectivamente, esto se relaciona con el cuidado de la piel aunque no es lo único. Vivimos en una sociedad en la que todo va muy rápido, de ahí la importancia de tomarse entre 5 y 10 minutos diarios para uno, por ejemplo despertarse un poco más temprano y desconectarse regularmente de las tecnologías (teléfono, Internet). Se sorprenderán al ver que son más eficientes. Asimismo, insisto en que es importante estar en equilibrio. Solemos escuchar hablar de meditación pero estar atentos a la respiración o concientizarnos de las pequeñas cosas que hacemos, ya es una forma de meditación. Esto significa ser plenamente consciente de uno mismo, por ejemplo cuando regamos las plantas o tomamos un vaso de agua. En definitiva, es fundamental hacer cosas que nos producen placer. Escuchar nuestros deseos es vivir plenamente.

¿El trabajo del psicólogo debe complementarse con el del dermatólogo?

Los psicólogos deberían trabajar de la mano de los dermatólogos pues varias enfermedades de la piel tienen origen psicológico aunque no es sistemático. De ahí, la importancia de consultar a un dermatólogo. A la inversa, cuando los problemas cutáneos se relacionan con lo psíquico, el recurrir al psicólogo nos permite trabajar en la causa y evitar la recidiva. Verdaderamente recomiendo la práctica interdisciplinaria.