Newsletter y notificaciones

Mantenete informada en todo momento
sobre las novedades de la marca

  • research
  • Points de vente
  • newsletter
  • my skin

Skin life blog

ANTIIMPERFECCIONES

Acné después de la adolescencia :
evitar la exclusión social

Con

Dr Nayla ChidiacDr Nayla ChidiacPsicóloga

Los granos pueden ser tolerados bastante bien durante la adolescencia, pero no ocurre lo mismo durante la adultez. La psicóloga Nayla Chidiac habla sobre la relación entre acné y exclusión social.

Solemos asociar acné y adolescencia; sin embargo más del 40% de las mujeres adultas padecen alguna forma de acné en su rostro. ¿Por qué es tan difícil de sobrellevar?

De la misma manera que la huella digital, el rostro constituye nuestra identidad. El primer contacto con el otro se efectúa a través de él. El rostro puede generar amor a primera vista, pero también rechazo. Las personas que se sienten mal por padecer acné, suelen tener poca confianza en sí mismas. Para estas personas los granos van a debilitar aún más la confianza en sí mismas, es decir que cuando alguien las mira, tendrán la sensación de que les están observando la piel. Tal debilidad  genera que la interacción con el otro sea particularmente difícil.

¿Qué consejos quiere darle a las mujeres que sufren de acné?

Les aconsejo que comiencen por una consulta dermatológica. El tratamiento que les propongan puede ser suficiente. Sin embargo, si la paciente debe trabajar la confianza en sí misma, entonces puede ser necesario un seguimiento psicológico en paralelo. La terapia puede ayudar a reforzar, consolidar o reafirmar una autoestima baja.

¿Qué tipo de tratamiento psicológico hay que elegir?

Las TCC (terapias cognitivo-comportamentales) resultan eficaces en los casos de trastornos de la confianza en sí mismo, ya que van a enfocarse en la falla narcisista para reforzar la autoestima en un plazo bastante corto. Aunque un poco más larga, una terapia analítica también podría ser eficaz. Asimismo, la hipnosis puede recomendarse siempre y cuando la realice un “verdadero” especialista.

¿La falta de confianza en sí mismo es entonces un problema que debe tratarse integralmente?

Para responder a la pregunta, me refiero a esta cita de Goethe: “Si uno inspira confianza en sí mismo, inspira confianza en los demás” . La falta de confianza en sí mismo altera inevitablemente las relaciones con el mundo exterior. En los casos más extremos, puede llevar a la autoexclusión.  No hay que dudar en consultar a un dermatólogo y por qué no a un nutricionista; algunos problemas de la piel son el resultado de una alimentación no adecuada. Finalmente, si la autoexclusión se confirma o ya está sucediendo, considero muy importante que se recurra a un psicólogo.

La recomendación de Vichy